El libro muta un año más

La Casa Encendida de Madrid acogerá por séptimo año la Feria Editorial Independiente Libros Mutantes los próximos días 22, 23 y 24 de abril . El fin de semana más importante del año para el sector de libro se abre a formatos innovadores y más arriesgados que el del libro tradicional. Libros de artista, autoediciones, fanzines, revistas... y muchas más publicaciones alumbradas en los márgenes del sector editorial tendrán cabida en Libros Mutantes. Más de 80 expositores internacionales se reunirán en el patio y en la segunda planta. Más de 200 candidaturas intentaron formar parte de la edición más grande, innovadora y con un mayor programa de actividades paralelas que se ha realizado hasta la fecha.

La selección de invitados nacionales e internacionales subrayará el diálogo entre la cultura digital y la impresa, con perfiles tan interesantes como los de Roc Herms, Pinar&Viola, Pierre Vanni o la editorial alemana Bom Dia Boa Tarde Boa Noite. Todos ellos se ubican en la vanguardia de la cultura visual de nuestro tiempo, en una posición de enorme experimentalidad, y ofrecerán charlas en el marco del programa Perspectivas Mutantes. Con la inauguración de Basement se abre un espacio destinado a albergar una programación continua de presentaciones, talleres abiertos y música. Además, como cada año, la feria dedica un lugar especial a los más pequeños con Kids Corner. Como novedad, este espacio contará con la inauguración de una exposición de publicaciones concebidas por grandes ilustradores norteamericanos del siglo XX como Saul Bass y Paul Rand.

Lit Ar Co ha hablado con Carlos Primo, uno de los organizadores de Libros Mutantes para saber de primera mano cuáles serán las novedades de esta nueva edición, qué podremos encontrar y cuál es el estado de este sector tan frágil, el de la edición independiente, en nuestro país.

- ¿En qué consiste la "edición independiente"?
En el caso de Libros Mutantes, nos fijamos en aquellos libros que buscan más la realización de un proyecto experimental o artístico que la rentabilidad inmediata asociada a la edición tradicional: libros de artista, fanzines, fotolibros, revistas independientes, publicaciones híbridas… son publicaciones que comparten algunos rasgos, como sus tiradas cortas y su distribución limitada. Es un concepto muy amplio, pero Libros Mutantes se ocupa específicamente de la edición independiente vinculada al arte y el diseño contemporáneo.



- ¿Cuál es la situación de la edición independiente en España en comparación con otros países?
Vivimos un momento muy interesante para la edición experimental. Para muestra, el crecimiento de Libros Mutantes, que cada año atrae a más de 8.000 personas interesadas por nuestra programación, y también el interés que ha suscitado la sala de publicaciones españolas (Focus: Spain) que llevamos a Los Angeles Art Book Fair el pasado mes de febrero. Fue muy emocionante poder ver todas estas publicaciones españolas compartiendo espacio con lo mejor de la edición artística internacional, y la reacción del público fue muy positiva. Les interesa saber lo que está sucediendo en España, y es algo que hay que aprovechar.

- ¿En qué canales de venta podemos encontrar libros de este tipo?
Estas publicaciones tienen una distribución muy limitada y restringida, y esa es a día de hoy su gran asignatura pendiente. Muchas se venden directamente a través de internet, aprovechando el tráfico y la difusión de las redes sociales, pero también hay algunas distribuidoras a nivel internacional que facilitan la labor llevando estos libros y revistas a librerías de todo el mundo. También hay algunos espacios especializados, como Sandwich Mixto o La Integral (los dos, en Madrid), o Múltiplos, en Barcelona. Por eso las ferias son tan importantes, porque permiten vender directamente las publicaciones y favorecer el contacto entre los editores y el público.



- ¿Cuál es el público real de estos libros autoeditados, fanzines, revistas... a medio camino entre el libro y el arte?
Claramente no estamos hablando de grandes cifras de venta o segmentos de población muy extensos, pero sí es cierto que el público real de estas publicaciones es más amplio de lo que podría pensarse. Hay formatos más experimentales, pero también fotolibros que establecen un diálogo muy directo con el lector, y revistas especializadas en gastronomía, arte o interiores que pueden llegar hasta otras audiencias. Gracias a las ferias mucha gente que se acerca por curiosidad descubre que tiene mucha afinidad con publicaciones independientes de todo el mundo. Por eso Libros Mutantes se plantea ante todo como un espacio para descubrir y divulgar la cultura editorial independiente.

- La digitalización del sector, ¿es una amenaza para este tipo de edición?
No necesariamente, porque estas publicaciones aprovechan a fondo el lenguaje formal del papel impreso. En una novela o un ensayo convencional, la diferencia entre el papel y el digital puede ser solamente una cuestión de formato o comodidad. En las publicaciones que concurren en Libros Mutantes, la parte material del libro (el papel, el diseño, la encuadernación, el tamaño) es tan importante como el contenido, y el resultado son libros con un enorme valor plástico. Eso no quiere decir que Internet o las tecnologías no estén muy vinculadas con todo lo que hacemos. Hay artistas, como Roc Herms, que trabajan a partir del lenguaje de internet, y en general todos los editores participantes utilizan las vías de difusión y comercialización que ofrecen las nuevas tecnologías.

- ¿Qué tipo de ediciones nos encontraremos en la edición de Libros Mutantes de este 2016?
Libros de artista, fotolibros, fanzines, revistas independientes, publicaciones experimentales, pósters, cómics, libros de ilustración, piezas de diseño…


- ¿Y qué actividades habéis programado?
En Libros Mutantes queremos que el público se aproxime a la edición independiente de una forma abierta y didáctica. Por eso las actividades son esenciales. Cada año programamos un ciclo de conferencias, Perspectivas Mutantes, donde el protagonismo es para los grandes invitados internacionales. También hay un programa de presentaciones en nuestros distintos espacios, una zona dedicada a presentar publicaciones españolas (Quiosco) y una zona para niños con dos talleres. Por otro lado, hacemos eventos gastronómicos y tenemos dos sesiones de Dj dentro de la feria. Y, el domingo, nuestro taller abierto Fanzine para Llevar, en el que todos los asistentes pueden crear su propio fanzine con la ayuda de cinco artistas. Toda la programación está en nuestra web y en la de La Casa Encendida.

- ¿Con qué impresión general os quedasteis después del proceso de selección al que concurrieron unos 200 proyectos? 
Cada vez hay más creadores, artistas y diseñadores que se atreven a lanzar proyectos propios con vocación experimental, y los lenguajes que manejan son cada vez más originales e innovadores. También nos ha encantado comprobar que Libros Mutantes se conoce en el extranjero: el 40% de nuestros participantes en esta edición proceden de otros países.

- ¿El objeto libro puede mutar o está condenado -como muchos pronostican- a desaparecer?
El libro permanecerá y mutará al mismo tiempo. De un modo u otro, no sabemos vivir sin libros. Lo importante es hacer libros con sentido y con contenido, que ofrezcan un valor añadido y que sean objetos culturales por derecho propio. Como ir a un museo o escuchar un concierto en vivo, tener un libro entre las manos es una experiencia cultural insustituible. Por eso, para nosotros, son mutantes, pero sin dejar de ser libros.



Comentarios

Lo más leído en Litarco

"Mientras exista belleza, existen posibilidades para el libro impreso". Entrevista a Alejandra Acosta, ilustradora.

'Fuera del mapa', un viaje soñado a lugares imposibles

Mi lista para los amantes del horror