martes, 29 de noviembre de 2016

Atrapar en pintura el paso del tiempo

Pocas cosas me alegran más que hacerme eco de un acontecimiento como éste: la primera solo exhibition de la gran artista y, aún mejor, mi grandísima amiga, Adriana M. Berges.

Cuestión de tiempo es la nueva exposición individual de la joven pintora Adriana M. Berges (Madrid, 1992).

Esta muestra en solitario es la primera que realiza para la galería Juca Claret, principal representante de la artista desde hace un año. Con ellos, Adriana M. Berges participó en la última edición de la feria de arte contemporáneo Room Art Fair, uno de los encuentros más dinámicos, originales y de mayor calidad de la pasada semana del arte.

Las obras que Adriana M. Berges presenta en Cuestión de tiempo se han realizado en un su gran mayoría a lo largo del último año, principalmente a raíz de la exposición Del lienzo a la escritura que albergó en marzo de 2016 el espacio cultural multidisciplinar La Quinta del Sordo. La pintora ha continuado indagando en sus escenas cotidianas, paisajes callejeros con una mirada y una paleta única, fuertemente influenciados por los principales nombres del hiperrealismo contemporáneo. Uno de ellos, Antonio López, fue su mentor en la VII Cátedra Extraordinaria de Pintura por Antonio López  "Ciudad de Albacete".


Cuestión de tiempo gira en torno a tres series temáticas que reciben el nombre de los escenarios que capturan y transforman: 

- Metrópolis: esta serie es una de las joyas de la exposición. La Galería Juca Claret mostró interés por este escenario en el año 2014. La artista ha realizado doce composiciones únicas al óleo a raíz de las fotografías públicas de uno de los edificios más conocidos dela ciudad.

- Escaleras: la escalinata de la estación de metro ha sido una temática paisajística frecuente en la última producción de la artista. Elige estaciones antiguas que han sido testigo de millones de viajes y que adquieren una memoria colectiva como lugar de tránsito.

- Vías de tren: una única obra de gran tamaño resultado de una producción amplia de distintos escenarios ferroviales que la artista reinterpretó desde su exposición individual en La Quinta del Sordo. Le acompañarán pequeños bocetos de forma ovalada a modo de zoom en los detalles más importantes del proceso de construcción.

"La pintura es el lenguaje con el que más me identifico y más realizada me siento. Pintar es una relación de dos, es una conversación entre el lienzo y yo. Acuerdos y desacuerdos, continuos fallos y algunos aciertos que se van aprendiendo día a día. Es una continua superación, un aprendizaje y un continuo reto".

INFORMACIÓN PRÁCTICA

CUESTIÓN DE TIEMPO – Adriana M. Berges – Galería Juca Claret 
Calle Ayala, 156 (junto a Plaza Manuel Becerra). Del 1 al 23 de diciembre.
Inauguración 1/12/2016 – 19h.

Información de contacto:
• Artista: infoadrianaberges@gmail.com
• Galería: info@jucaclret.com 91 402 61 42

martes, 22 de noviembre de 2016

Encuentra ese libro en la web Todos tus Libros

Este post también podría llamarse "o cómo Internet y los libreros pueden llevarse bien".

Hay quien piensa que el mundo digital y el sector del libro son irreconciliables. Que Internet sólo representa una amenaza para los distintos escaños de la industria editorial: escritores, editores, libreros... Y todo por las descargas ilegales y los supermercados bestiales de la venta online como Amazon.

Pero aún hay esperanza para los que quieren reconciliar ambos mundos. Acabo de encontrarla curioseando, precisamente, por la Red. Se llama Todos tus Libros, una página web promovida nada más y nada menos que por la Confederación Española de Gremio y Asociaciones de Librero (CEGAL). Cuenta también con el respaldo de varios buenos colaboradores: el Club Kiriko de lectura infantil; Zona Cómic, la agrupación de librerías especializadas en dicho género dentro de la CEGAL; y Los Libreros Recomiendan, el portal de recomendaciones literarias que da voz a la Confederación.


¿Cómo funciona www.todostuslibros.com? No se trata de un e-commerce al estilo de Iberlibro. En realidad, es más bien un buscador. Su funcionamiento es sencillo y muy efectivo. Introduces el nombre, título o ISBN del títulos que buscas y la web genera un mapa de las librerías cercanas a ti que lo tienen a la venta. Contiene casi 3.000.000 de referencias de libros y más de 1.ooo.ooo tienen disponibilidad inmediata.

Una iniciativa como ésta coloca a un gremio tan antiguo -que no chapado a la antigua, aunque a veces sí-, el de los libreros, a la altura de las circunstancias. Si el lector está en Internet, las librerías también lo estarán. Supone una ventaja, además, frente a las grandes superficies comerciales. Ejemplo práctico: quieres un libro, pero no estás seguro de que en el par de pequeñas librerías que a veces frecuentan lo tengan, y como no quieres perder el tiempo de darte un paseo hasta allí, vas directamente al Fn... o a El Cor... Tú ya sabes. Con Todos tus Libros podrás asegurarte de en qué librerías tienes el título a tu disposición e ir de cabeza a por él.


- BUSCA EN WWW.TODOSTUSLIBROS.COM

LA HABITACIÓN DE NONA, de Cristina Fernández Cubas
(Tusquets Editores)
La última colección de relatos, cerca de lo gótico, cerca de lo fantástico, crudamente realista, de una de las mejores escritoras de género de nuestro país, recientemente galardonada con el Premio Nacional de Narrativa.

DÓNDE ENCONTRARLO: Buena Vida - Café del Libro (Madrid), Elkar Iparragirre (Bilbao), Saltamarti Llibres (Barcelona), Librería Palas (Sevilla), Espacio Lector Nobel Arousa (Toledo).


LA ACÚSTICA DE LOS IGLÚS, de Almudena Sánchez
(Caballo de Troya)
Éste fue el quinto título seleccionado por Alberto Olmos cuando fue editor invitado en la editorial Caballo de Troya, el filón de los nuevos talentos en castellano del grupo Random House. Diez relatos cargados de música, ingenio y lirismo.

DÓNDE ENCONTRARLO: Ler Librerías La Palma (Islas Canarias), Traficantes de sueños (Madrid), Cálamo (Zaragoza), Letras Corsarias (Salamanca), Llibreria Geli (Gerona).

viernes, 11 de noviembre de 2016

#11N: el Día delas Librerías

Otro año más, este 11 de Noviembre celebramos en todo el país el Día de las Librerías.

Una jornada dedicada a estos espacios de comunicación, encuentro, refugio, pasión... de resistencia. Cada librería tiene un significado diferente para cada lector, y juega un papel muy importante en su vida cotidiana.

Para celebrarlo, desde Lit Ar Co, y con la colaboración de la editorial Nórdica, convocamos un SORTEO a través de mi página de Facebook. Comparte con nosotros cuál es tu librería preferida y podrás ganar un ejemplar de "El libro de los libros" de Quint Buchholz. A través de las magníficas ilustraciones, decenas de autores como Orhan Pamuk, John Berger, Carmen Martín Gaite, Juan Marsé, Herta Müller o Susan Sontag, entre muchos otros, reflexionan acerca de lo que los libros significan para ellos.

Entra en mi página de Facebook, ¡y participa!


miércoles, 19 de octubre de 2016

#17O: el Día de las Escritoras

Generalmente, cuando se decide dedicar un día del calendario a alguna causa -el planeta Tierra, la infancia, tal o cual enfermedad...- se hace para destacar y reivindicar su situación de vulnerabilidad. Si te reservan una fecha, no te alegres: significa que algo malo te está pasando.

Este lunes 17 de octubre se celebró por primera vez en España el Día de las Escritoras. ¿Era necesaria su celebración? ¿Podían tener un pequeño atisbo de razón todos aquellos que se rasgaban las vestiduras exhortando que no hay un día de los escritores hombres, ni una fiesta del orgullo heterosexual, ni bla, bla, bla...?

Este tipo de celebraciones responden a una situación de injusticia histórica. Como un animal que lame sus heridas. O, más bien, como uno que agacha las orejas. "Sí, lo hemos hecho mal, muy mal, durante años, siglos, milenios... Pero oye, toma, aquí tienes tu día para dar a conocer, de manera oficial y con el amparo de prensa e instituciones, tu situación desfavorecida".

Y sí, me alegra mucho la existencia de un día dedicado a las Escritoras. Lo he celebrado y he participado de él. No tanto porque -aún, tan pronto- sienta en mi propia piel las peculiaridades que entraña ser mujer y escritora; sino por todas aquellas que han sido doblegadas, silenciadas u olvidadas. O las tres cosas.

Hace falta celebrar un Día de las Escritoras. Y no, no es otra fantochada tiránica de lo políticamente correcto. Y, aquellos que lo piensen, quizá deberían pararse a revisar los nombres de sus estanterías.


Sobre todo evento que aúne mujeres y literatura planea la sombra de Virginia Woolf. Pero este día no me ha hecho recordar algún fragmento de Una habitación propia, ese delicioso texto fundacional, sino de otro menos conocido, indexado en un viejo volumen sin reeditar de 1981: "Las mujeres y la narrativa" en Literatura y mujeres:
"... cuando una mujer se pone a escribir una novela, nota que está deseando constantemente alterar los valores establecidos, convertir en serio lo que a un  hombre le parece insignificante, y en trivial lo que para un hombre es importante"
Y añade en el breve texto "Profesiones para la mujer", inspirado en una charla que dio en la London/National Society for Women´s Service en enero de 1931: 
"... descubrí que, si quería dedicarme a la crítica de libros, tendría que librar una batalla con cierto fantasma. Y este fantasma era una mujer, y, cuando conocí mejor a esta mujer, le di el nombre de la protagonista de una famosa poesía, el "Ángel de la Casa". (...) Ella era quien me estorbaba, quien me hacía perder el tiempo, quien de tal manera me atormentaba que, al final, la maté"

Comparto en este enlace un artículo de la revista digital Masdearte en el que recomiendo dos lecturas imprescindibles para que todos los días sean Día de las Escritoras.

Además, durante toda la semana recomendaré diariamente una lectura a través de la página de Facebook de LitArCo

jueves, 15 de septiembre de 2016

La otra rentrée: arte, arte y más arte

Vale. Ya te has comprado esas novedades literarias que llevabas ansiando todo el verano y que han copado los suplementos culturales, ávidos de nuevo material. Has devorado un par y la pila sigue creciendo. El otoño es fantástico. Huele a libro nuevo.

Pero hay una segunda parada en la rentrée otoñal. No mejor, pero sí que se hace esperar más. Crea expectación. La gente se arremolina y hace planes a su alrededor.No, no es la VFNO. ¡Es Apertura! Las galerías de arte de Madrid se sacuden el polvo -o, más bien, la arena del verano- y vuelven a abrir, un curso más, como si el panorama no fuera desolador. Y, la verdad, viendo la cantidad de gente que entra y sale y bebe vino en la puerta, nadie diría que el negocio va mal.

Apertura da el pistoletazo de salida a la nueva temporada artística y lo hace gracias a grandes galerías con grandes nombres -aunque, por suerte, se han hecho un hueco las emergentes-. Y este evento, que se celebra durante todo el fin de semana por cualquier barrio de Madrid que tenga una galería que se le precie, era el gran evento artístico del otoño.

Hasta ahora. Si hay algo clásico y tradicional, casi institucionalizado tras años de convertirlo en rutina, pronto tendrá que despuntar algo nuevo. Algo alternativo. Justo, "alternativo", mejor que ninguna otra, es la palabra. Más joven, más fresco, más innovador. Algún lugar al que ir los que quieran arte pero no quieran Apertura.

Y así ha surgido Hybrid. A medio camino entre una feria de arte y Apertura, este nuevo proyecto corre a cargo de Boreal Projects, el grupo se hizo -maravillosamente- carga de la última edición de Room Art Fair. Se despiden del título de la feria pero se quedan con la cadena de hoteles que acogió la última sede, los Petit Palace.

En palabras de las las organizadoras, "Hybrid es un festival urbano multisede que reivindica el valor de los espacios de arte híbridos, aquellos que apuestan por un formato más transversal donde el arte convive con otras disciplinas. El objetivo de Hybrid es dar visibilidad a los espacios alternativos de iniciativa privada que han dejado atrás el concepto clásico de galería de arte como lugar meramente expositivo para convertirse en espacios culturales que logran abrir las puertas a un público más diverso y activo". Y eso van a hacer, a través de exposiciones que reúnen lo mejorcito del arte contemporáneo multidisciplinar en 23 sedes que podéis ver en este mapa. Además, habrá música en vivo y varios talleres con artistas.

Los días 16 y 17 dirán si esta contracara de Apertura tiene éxito y se gana un puesto fijo en la rentrée artística madrileña. Pero algo me dice que el artisteo local se va a decantar por lo nuevo... ¡Allí nos vemos!


lunes, 5 de septiembre de 2016

Wish -books- list: la rentrée

Septiembre es el Año Nuevo de los que aún medimos la vida en cursos, los que aprovechamos las vacaciones de verano para marcar un antes y un después y prometernos todas las cosas que esta vez sí que haremos cuando volvamos a nuestra vida cotidiana. 

Septiembre es una cuesta, dicen, para los que tienen que comprar material escolar, libros y pagar las facturas atrasadas de las vacaciones. Pero también es una época fantástica del año; o por lo menos, para mí, es de mis preferidas. El calor se diluye en un manto de hojas rojas y anaranjadas. Todas las promesas de lo que esta vez sí que haremos siguen siendo maravillosas promesas por cumplir. Esta vez sí que sí.

Septiembre, sobre todo, es un mes estupendo porque es el mes de la rentrée. Cuando las revistas de moda vienen más cargadas de anuncios, sí, pero también cuando los museos y galerías se ponen de largo para anunciar los descubrimientos de su nuevo temporada. Y también, y esto es lo que aquí nos atañe, cuando empiezan a publicarse los libros más esperados del próximo año. Perdón, del próximo curso.

Esto son, para Lit Ar Co, los que tienes que cazar según lleguen a las librerías.

Las chicas, de Emma Cline
(Anagrama)
Esta novela aparece en todas las listas que yo haya visto sobre la rentrée literaria, y también encabeza la mía, porque me gustaría ser más original, pero llevo casi doscientas páginas de esta novela y estoy, como dice Lena Dunham en la solapa, que se me rompe el corazón y se me vuela la cabeza. Es una primera novela de una veinteañera que nos hace rasgarnos las vestiduras a todos los proyectos de escritores. Dolorosamente hermosa, bien narrada, llena de poderosísimas imágenes que revelan un imaginario interior frondoso y audaz, como si Cline hubiese sabido ver todas aquellas cosas que los demás pasamos por alto. Evie, en 1969, sola, desorientada, ansiosa por ese amor que se nos promete a todas las chicas, cae en las garras, o más bien se arroja a ellas, de un grupo de chicas fascinantes por lo libres y sensuales que son, inspiradas en las aterradoras ninfas que cometieron los crímenes de la familia Manson. El libro huele a estos días en los que nos encontramos: al final del verano, a las hojas secas pudriéndose en la piscina, a una manzana abandonada a medio comer en la cocina de tus padres cuando te estás haciendo demasiado mayor. 

El universo en tu mano, de Christophe Galfard
(Blackie Books)
La editorial barcelonesa, que aún debe de estar en las nubes con el pelotazo de Instrumental -yo no lo he leído, pero mi pareja dice que es bestial- consigue despertar en mí un deseo típico de lector novato: querer comprar un libro sólo por su portada. Las manos se te hacen agua. Comparte este podio del ansia por lo bonito con Malpaso e Impedimenta. Y con El universo en tu mano, esa mano me tiembla ansiosa desde que vi la casita bajo ese cielo azul cuajado de constelaciones. El espacio me pierde, avisados estáis. Este título de Blackie Books, en cuanto me haga con él el próximo 7 de septiembre, me servirá a volver a un tema que me interesa y en el que nunca acabo de profundizar: la divulgación científica. El mundo no se acabó con Carl Sagan. Muchos confían en Brian Cox -qué pelazo-. Aquí tuvimos un amago con el extinto programa Redes de Punset. Pero lo cierto es que necesitamos más y mejor divulgación científica. Especialistas que sepan descifrar un lenguaje indescifrable y lo sitúen al nivel de nosotros los normales. Christophe Galfard es discípulo de mismo Stephen Hawking y promete hacerlo: "Estás tumbado mirando el cielo en una playa cuando alguien te coge de la mano. Te guía en una odisea alucinante hasta los agujeros negros, las galaxias más lejanas y el inicio mismo del cosmos".

(Literatura Random House)
Selva Almada me trituró el corazón. Leí Chicas muertas con desesperación, fascinada y a la vez aterrorizada. Cómo se podía narrar algo tan horrible de una manera tan hermosa. Cómo podía arrancar flores de la crueldad. Esta escritora argentina pinta los mejores retratos sociales que haya leído, los del feminicidio en América Latina, los de jóvenes chicas que aparecen muertas después de torturadas y violadas enredadas en las ramas que beben de los ríos. Tendré que esperar hasta octubre para hacerme con su nuevo libro, una recopilación de relatos de la que dicen es la mejor autora argentina de nuestros días. No apta para sensibles. "Las siestas y los arroyos, los cardos y las máquinas, los caminos del litoral argentino. El calor. Compañeros, hermanos, abuelas, padres, amantes, amigos. Y, entre todos ellos, los códigos tácitos que revelan el carácter de los vínculos que los unen o los diálogos que los consienten y transforman, pero que solo una autora de su talento permite que se escuchen cuando se los lee". Lo esperamos con impaciencia.

miércoles, 10 de agosto de 2016

Exposiciones para el verano en Madrid

Pasar el mes de agosto sin vacaciones, encerrado en una gran ciudad -sobre todo si es una inmensa ciudad tórrida como lo es la capital- puede convertirse en una pesadilla. Lo sé. Pero también tiene sus ventajas. La más importante, sin duda alguna, es que hay más hueco para aparcar el coche. Y la segunda es que los grandes museos y fundaciones  tienen salas enormes, bien climatizadas, apenas salpicadas por algunos turistas en las que disfrutar de interesantes exposiciones que, a veces, pasan inadvertidas en el largo periodo estival.

Para haceros más llevadero el mes de la canícula a los que os hayáis quedado en Madrid -pero también para el loco o loca que haya decidido venir a visitar la ciudad en agosto-, os recomiendo un par de exposiciones que he visto recientemente y que os deberíais visitar. 

Imprenta Municipal de Madrid (28 abril-30 octubre 2016)

Aunque tengamos la sensación de que todas las películas españolas que se estrenan en salas van sobre la guerra civil, y aunque tengamos la sensación de que todas las novelas de los escritores españoles contemporáneos van sobre el franquismo, no, no hemos tratado este periodo de nuestra Historia lo suficiente, al menos no desde la cultura. Queda mucho que repensar y en torno a lo que crear. Muchos jóvenes artistas contemporáneos siguen interesados en este conflicto bélico y nos hacen llegar su interesante mirada como pude comprobar en la pasada edición de Intransit. Pero también se debe continuar organizando exposiciones desde el enfoque histórico-documental, desempolvar los archivos, articular los objetos pasados en el contexto presente. La mejor exposición que había visto al respecto en mucho tiempo fue el pasado verano, en la Sala de Arte en la Universidad Complutense de Madrid, junto al Museo del Traje: Paisajes de una guerra. Esta muestra analizaba la importancia de la Ciudad Universitaria durante el periodo de la guerra y la dictadura. Magnífica. La exposición que actualmente acoge la Imprenta Municipal-Artes del Libro de Madrid (un rincón precioso pero poco conocido de la ciudad) continúa esta línea documental. En esta ocasión, recoge más de un centenar de documentos entre folletines, libros, pasquines, fanzines, periódicos, cuadernos, cartas, etc. que se escribieron y circularon en la clandestinidad durante los años de la dictadura. Un inofensivo Moby Dick de bolsillo que esconde la revolución entre sus pastas. Enormes máquinas de hierro y sutiles aparatejos de madera. Una industria sobre la palabra prohibida, la palabra peligrosa, la palabra insubordinada. Como siempre lo ha sido. El arma más poderosa. 



Espacio Fundación Telefónica (16 junio-16 octubre 2016)

El pasado 16 de junio se cumplieron 200 años de la noche de los monstruos: aquellos días que pasaron en la Villa Diodati, junto al lago Lemán de Ginebra, los jóvenes Lord Byron, John Polidori, Percey y Mary Shelley y la hermanastra de ésta, Claire Clairmont. Como la erupción de un volcán indonesio había sumido al mundo en un largo invierno, a falta de sol con el que nadar y pasear, decidieron jugar a ver quién inventaba el monstruo más terrorífico de todos los tiempos. Polidori y Mary Shelley se batieron en duelo: él ideó al no muerto, la criatura terrible y seductora que se alimenta de la sangre de los demás; y ella ideó al científico que, por querer superar a la naturaleza y a Dios, da la vida a una criatura incontrolable. A raíz de esta segunda historia, la de el doctor Frankenstein y su criatura -por favor, no la den nombre, pues entonces habremos de aceptar su existencia-Mary Shelley inauguró el mito literario del científico loco. La muestra del Espacio Fundación Telefónica recorre este mito a lo largo de la cultura popular. Como ya hiciera con Jules Verne, la Fundación Telefónica ha demostrado ser la única capaz de montar ambiciosas, estéticas y entretenidísimas exposiciones en las que se dan la mano cultura y ciencia. Carteles de cine, libros, fragmentos de películas, figuras de acción... Una muestra comisariada por Miguel A. Delgado -culpable de la maravillosa muestra de Verne- y María Santoyo que hará las delicias del visitante más freak de los monstruos de la cultura popular, el pulp y el underground. Como una servidora. Al doctor Frankenstein le acompañan el Hombre Invisible de Wells, el doctor Moureau y su isla de engendros, el Mr Hyde que atormenta al doctor Jekyll, la Eva Futura de Edison y la autómata Olimpia de Hoffman. Todos ellos representan la voluntad del hombre de llegar más alto que su propia creador, de retar a las leyes naturales, de enmendar el orden establecido... Y cuando los sueños se cumplen aparecen los monstruos. Pero, ¿qué es un monstruo si no lo extraño y diferente? Nadie dijo que tuviera que ser terrorífico...



jueves, 28 de julio de 2016

200 años de la noche de los monstruos

En el año 2010, el astrónomo Donald Olson viajó a Ginebra, a orillas del lago Lemán, donde se erige la majestuosa Villa Diodati. Olson acudió al lugar exacto de la leyenda romántica, la de la creación de los monstruos del hombre moderno, para que las estrellas le desvelasen algunos de sus misterios. Comparó el cielo con los datos que Mary Shelley había anotado sobre el tamaño, color y posición de la Luna y las estrellas durante aquel fin de semana de verano. Y Olson concluyó que la pesadilla tuvo lugar en torno a las tres de la madrugada del día 16 de junio de 1816.

Aquel año, el verano nunca llegó. Una primavera inusualmente fría fue a morir en el próximo invierno. Las cosechas se echaron a perder en todo el norte de Europa. El  ganado enfermó. Por un momento, una breve edad de hielo le enseñó a la humanidad las garras de la muerte. Aunque casi ningún habitante de la Europa del recién estrenado siglo XIX lo sabía, todo aquello se debía a la erupción de un volcán. En 1815, el monte Tambora, en la actual Indonesia, había despertado. Registró la mayor explosión volcánica que se había producido en la Tierra desde hacía casi 1300 años y envolvió el planeta en una densa y eléctrica nube de ceniza que mantuvo las temperaturas inusualmente frías durante casi dos años.


Un grupo de jóvenes se había reunido en Ginebra para pasar juntos unos agradables días de verano. Los hilos que los habían juntado formaban una maraña. Por un lado estaba Lord Byron, el poeta más escandaloso de Europa, adorado y odiado a partes iguales. Había alquilado la Villa Diodati para pasar el verano y huir de una Inglaterra que quería colgarlo por haber pretendido acostarse con su propia hermana. Lo acompañaba su médico personal, el joven John Polidori, un muchacho apocado de buena familia a las órdenes de un poeta déspota con el que también -o al menos eso se rumoreaba- tenía relaciones sexuales. Por otro lado estaba el poeta Percy Shelley, el de rostro angelical, al que la crítica ya señalaba como uno de los poetas vivos más brillantes del momento. Había dejado atrás una esposa a la que ya no quería y se había llevado a Ginebra a una muchacha de apenas dieciocho años, Mary Wollstonecraft.

Mary Shelley, retrato de Rothwell
¿Quién tiro de los hilos para juntar estas dos madejas? Su nombre apenas es recordado. De hecho, ni siquiera aparece en muchos de los múltiples textos que se han escrito sobre aquellos días de junio en Villa Diodati. Su nombre es Claire Clairmont. Ella era la hermanastra de Mary, hijas del mismo padre, el teórico anarquista inglés William Godwin. Mary era hija de su primera mujer, la afamada feminista Mary Wollstonecraft, autora de Vindicación de los derechos de la mujer (1792). Wollstonecraft murió de fiebres puerperales al dar a luz a una niña que también llamó Mary. Poco después, Godwin se casó con su vecina, una modesta traductora, y tuvieron a Claire.

Mary estaba lejos de Londres, estudiando, cuando un jovencísimo poeta, Percy Shelley, acudió a Londres a conocer a Godwin, uno de sus ídolos. Inmediatamente, la joven Claire quedó prendada de aquel rostro tan hermoso, de aquellas palabras privilegiadas. Pero el encantamiento se desvaneció cuando Mary volvió a casa y Percy desvió hacia ella toda su atención. Atrás dejó a Claire y a una esposa con hijos. Entonces, la hija de la segunda mujer del anarquista decidió cartearse con otro poeta, aún más conocido que Shelley, aún más escandaloso que él. Y Lord Byron le contestó.