Reflexiones y dudas sobre la semana del arte

Esa sensación de reblandecimiento en el cerebro se debe a una sobredosis estética: demasiados "esto ya lo he visto antes", "esto va a ser muy polémico", "deberíamos hacer algún proyecto juntos", "es demasiado caro para mí", "es demasiado poco conocido para mí", "y ese qué se cree", "vuelve la figuración", "qué demonios hace aquí un bodegón", "ponme una de vino blanco", "no sé qué le ven a esta artista"... y un larguísimo etcétera que se ha reproducido una y mil veces durante la gran semana del arte de Madrid. Los últimos días de febrero son un vivero de propuestas y emociones. Saturan, muchísimo, pero nos sigue encantando. De vez en cuando nos topamos con alguna obra que nos recuerda por qué hacemos lo que hacemos. La disfrutamos y soñamos con tenerla. Hablamos con ese artista o esa galerista que son puro arte y nada más. Y también nos gusta el artisteo, las cervezas y los selfies, para que nos vamos a engañar.

Con el cerebro agonizante después de tamaña sobredosis artística, éstas son algunas de las reflexiones -y dudas, muchas dudas- que soy capaz de transmitir:

- Que pasar de ARCO es demasiado mainstream.

- Que ARCO siempre irá cuesta abajo hasta que, resulta, la edición más comedida de los últimos años suponga un repunte. 

Obra en ARCO

- Que el Museo Reina Sofía debería preocuparse menos de comprar en ARCO y más de solucionar su vergonzoso problema laboral con los falsos autónomos.

- Que el secreto quizá resida en la periferia.

- Que hay que seguir apostando por la edición contemporánea, por el libro de artista, por el fanzine, y darles un merecido protagonismo más allá de colocar a las editoriales invitadas a la vuelta de la esquina.

Black on White! en We Are Fair

- Que los colores llamativos y la estética pop y el minimalismo de tonos neutros sigue siendo lo que más se vende.

- Que a los artistas les encantada tirar piedras sobre su propio tejado, y ser críticos y sarcásticos e irónicos con el mercado del arte -que deben serlo- pero luego se pasan los días de ferias poniendo velas por vender obra -que deben venderla-.

- Que la infinita reproductivilidad de la fotografía pone en duda el precio al que debería venderse.

- Que casi nadie paga por entrar a las ferias de arte.

- Que Art Madrid sigue siendo la preferida del público de a pie, con sus largas colas de familias y grupos de señoras.


- Que Art Madrid sigue trayendo propuestas magníficas, ha llevado a cabo un interesante programa de arte y género y que el Palacio de Cibeles se le empieza a quedar pequeño.

- Que Carmen Calvo es maravillosamente deslenguada y sigue siendo una de las mejores artistas plásticas de nuestro país.

Obra de Carmen Calvo, artista invitada en Art Madrid ´16

- Que aún faltan muchas mujeres en puestos de poder en el mundo del arte.

- Que quizá algunas galeristas tengan cierta culpa de la infrarrepresentación de las mujeres artistas.

- Que el formato feria-de-arte-en-hotel necesita de un hotel caro: disponibilidad de salones, grandes y espaciosas habitaciones, cuidada estética, localización céntrica.

- Que a We Are Fair le queda mucho para parecerse a Room Art Fair.

- Que Room Art Fair (RAF5) ha experimentado una mejora increíble con el nuevo equipo y la nueva sede en el Petit Santa Bárbara: la suya ha sido una gran feria.

Habitación de la galería Juca Claret en RAF5

- Que We Are Fair tenía una selección un poco pobre de galerías y quizá su esencia resida en los espacios y actividades paralelas.

- Que nos encantaría tener las colecciones de Antonio Lobo y Javier Díaz Guardiola.

- Que Drawing Room es una buena apuesta con una mala estrategia de localización y redes sociales.

- Que Casa Leibniz es una maravilla, que los artistas elegidos -casi todos- dialogaban magníficamente con el espacio y que su dueña debería cederla durante todo el año para usos culturales.

Instalación en Casa Leibniz 2

- Que situar varias de las ferias en la misma zona de la ciudad es un gran acierto para esto del artisteo y "pégame un toque y me acerco a tu habitación".

- Que toda buena presentación debe ir a acompañada de una buena performance.

- Que los media partners son los galeristas del universo 2.0.

- Que un buen media partner te puede levantar el nivel -y las visitas- de una feria.

- Que JustMad es una buena feria pero siempre pasa algo desapercibida junto al resto.

- Que quizá esa discreción haga de JustMad una feria más correcta y profesional que las demás. Y que hizo muy bien en dejar aquel parking de Avenida de América.

Obra en JustMad 7

Comentarios

Lo más leído en Litarco

"Mientras exista belleza, existen posibilidades para el libro impreso". Entrevista a Alejandra Acosta, ilustradora.

'Fuera del mapa', un viaje soñado a lugares imposibles

Mi lista para los amantes del horror