8th-50 contemporary artists: MARTIN KIPPENBERGER

«Un buen artista tiene menos tiempo que ideas»






Dormunt (Alemania), 1953 - Viena (1997)
En su obra «El tiburón de 12 millones de dólares», el economista y experto en arte Don Thompson sitúa a Martin Kippenberger en el puesto 14 de su lista de los 25 artistas contemporáneos más cotizados. Fue admirado y odiado tanto por sus provocativas obras de arte en diversos géneros como por su carácter rudo y alcohólico. Estudió en el Hochschule für Bildende Kunst in Hamburg, donde la obra del pintor y fotógrafo Sigmar Polke, a pesar de no ser su profesor, le influyó fuertemente. Realizó una estancia en Florencia donde presentó su primera exposición individual en 1977; después de ello volvió a instalarse a Berlín. Fue el año en que fundó Kippenberger´s Office con Gisela Capitain para exponer su propia obra y las de sus coetáneos. En los 80 se mudó a Colonia, donde tuvo tuvo gran presencia dentro del mundillo artístico junto a su compñaero Oehlen. Ya cercanos los 90 vivió una temporada en Londres, combinando su producción artística con la de co-propietario de un restaurenta. Volvió a Alemania durante sus últimos años para enseñar en el Städelschule y en la Kassel Art Academy. Murió de cáncer de riñón en Viena a los cuarenta y cuatro años.




Kippenberger se negó a adoptar un estilo y medio fijos que lo definieran. Fue versátil tanto en temas como géneros y materiales. Trabajó desde esculturas hasta pinturas, fotografías, dibujos e instalaciones. Utilizó la creación artística de sus maestros junto con el arte popular, la política, la historia y su propia vida como inspiración. Fue y sigue siendo uno de los artistas mejor considerados de la historia reciente del Arte alemán junto a Richter; representó a Alemania en la Bienal de Venecia de 2003. También ha sido protagonistas de algunas de las exposiciones más aclamadas en centros como el Museum of Contemporary Art de Los Ángeles, la Tate Modern, el MoMA, la Gagosian Gallery  y el Museo Picasso de Málaga.  En vida, su obra rara vez se vendió por más de mil libras; sin embargo, ahora llega a alcanzar cifras astronómicas en las casas de subastas más importantes del mundo. 



Comentarios

Lo más leído en Litarco

El caso de la librería más bonita del mundo

"Mientras exista belleza, existen posibilidades para el libro impreso". Entrevista a Alejandra Acosta, ilustradora.

9915 Asociación de Coleccionistas Privados de Arte Contemporáneo