Wish -books- list: la rentrée

Septiembre es el Año Nuevo de los que aún medimos la vida en cursos, los que aprovechamos las vacaciones de verano para marcar un antes y un después y prometernos todas las cosas que esta vez sí que haremos cuando volvamos a nuestra vida cotidiana. 

Septiembre es una cuesta, dicen, para los que tienen que comprar material escolar, libros y pagar las facturas atrasadas de las vacaciones. Pero también es una época fantástica del año; o por lo menos, para mí, es de mis preferidas. El calor se diluye en un manto de hojas rojas y anaranjadas. Todas las promesas de lo que esta vez sí que haremos siguen siendo maravillosas promesas por cumplir. Esta vez sí que sí.

Septiembre, sobre todo, es un mes estupendo porque es el mes de la rentrée. Cuando las revistas de moda vienen más cargadas de anuncios, sí, pero también cuando los museos y galerías se ponen de largo para anunciar los descubrimientos de su nuevo temporada. Y también, y esto es lo que aquí nos atañe, cuando empiezan a publicarse los libros más esperados del próximo año. Perdón, del próximo curso.

Esto son, para Lit Ar Co, los que tienes que cazar según lleguen a las librerías.

Las chicas, de Emma Cline
(Anagrama)
Esta novela aparece en todas las listas que yo haya visto sobre la rentrée literaria, y también encabeza la mía, porque me gustaría ser más original, pero llevo casi doscientas páginas de esta novela y estoy, como dice Lena Dunham en la solapa, que se me rompe el corazón y se me vuela la cabeza. Es una primera novela de una veinteañera que nos hace rasgarnos las vestiduras a todos los proyectos de escritores. Dolorosamente hermosa, bien narrada, llena de poderosísimas imágenes que revelan un imaginario interior frondoso y audaz, como si Cline hubiese sabido ver todas aquellas cosas que los demás pasamos por alto. Evie, en 1969, sola, desorientada, ansiosa por ese amor que se nos promete a todas las chicas, cae en las garras, o más bien se arroja a ellas, de un grupo de chicas fascinantes por lo libres y sensuales que son, inspiradas en las aterradoras ninfas que cometieron los crímenes de la familia Manson. El libro huele a estos días en los que nos encontramos: al final del verano, a las hojas secas pudriéndose en la piscina, a una manzana abandonada a medio comer en la cocina de tus padres cuando te estás haciendo demasiado mayor. 


El universo en tu mano, de Christophe Galfard
(Blackie Books)
La editorial barcelonesa, que aún debe de estar en las nubes con el pelotazo de Instrumental -yo no lo he leído, pero mi pareja dice que es bestial- consigue despertar en mí un deseo típico de lector novato: querer comprar un libro sólo por su portada. Las manos se te hacen agua. Comparte este podio del ansia por lo bonito con Malpaso e Impedimenta. Y con El universo en tu mano, esa mano me tiembla ansiosa desde que vi la casita bajo ese cielo azul cuajado de constelaciones. El espacio me pierde, avisados estáis. Este título de Blackie Books, en cuanto me haga con él el próximo 7 de septiembre, me servirá a volver a un tema que me interesa y en el que nunca acabo de profundizar: la divulgación científica. El mundo no se acabó con Carl Sagan. Muchos confían en Brian Cox -qué pelazo-. Aquí tuvimos un amago con el extinto programa Redes de Punset. Pero lo cierto es que necesitamos más y mejor divulgación científica. Especialistas que sepan descifrar un lenguaje indescifrable y lo sitúen al nivel de nosotros los normales. Christophe Galfard es discípulo de mismo Stephen Hawking y promete hacerlo: "Estás tumbado mirando el cielo en una playa cuando alguien te coge de la mano. Te guía en una odisea alucinante hasta los agujeros negros, las galaxias más lejanas y el inicio mismo del cosmos".

(Literatura Random House)
Selva Almada me trituró el corazón. Leí Chicas muertas con desesperación, fascinada y a la vez aterrorizada. Cómo se podía narrar algo tan horrible de una manera tan hermosa. Cómo podía arrancar flores de la crueldad. Esta escritora argentina pinta los mejores retratos sociales que haya leído, los del feminicidio en América Latina, los de jóvenes chicas que aparecen muertas después de torturadas y violadas enredadas en las ramas que beben de los ríos. Tendré que esperar hasta octubre para hacerme con su nuevo libro, una recopilación de relatos de la que dicen es la mejor autora argentina de nuestros días. No apta para sensibles. "Las siestas y los arroyos, los cardos y las máquinas, los caminos del litoral argentino. El calor. Compañeros, hermanos, abuelas, padres, amantes, amigos. Y, entre todos ellos, los códigos tácitos que revelan el carácter de los vínculos que los unen o los diálogos que los consienten y transforman, pero que solo una autora de su talento permite que se escuchen cuando se los lee". Lo esperamos con impaciencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lit Ar Co celebra el #Díadelaslibrerías

Convocatoria abierta para #Sobredosis2017