Exposiciones para el verano en Madrid

Pasar el mes de agosto sin vacaciones, encerrado en una gran ciudad -sobre todo si es una inmensa ciudad tórrida como lo es la capital- puede convertirse en una pesadilla. Lo sé. Pero también tiene sus ventajas. La más importante, sin duda alguna, es que hay más hueco para aparcar el coche. Y la segunda es que los grandes museos y fundaciones  tienen salas enormes, bien climatizadas, apenas salpicadas por algunos turistas en las que disfrutar de interesantes exposiciones que, a veces, pasan inadvertidas en el largo periodo estival.

Para haceros más llevadero el mes de la canícula a los que os hayáis quedado en Madrid -pero también para el loco o loca que haya decidido venir a visitar la ciudad en agosto-, os recomiendo un par de exposiciones que he visto recientemente y que os deberíais visitar. 

Imprenta Municipal de Madrid (28 abril-30 octubre 2016)

Aunque tengamos la sensación de que todas las películas españolas que se estrenan en salas van sobre la guerra civil, y aunque tengamos la sensación de que todas las novelas de los escritores españoles contemporáneos van sobre el franquismo, no, no hemos tratado este periodo de nuestra Historia lo suficiente, al menos no desde la cultura. Queda mucho que repensar y en torno a lo que crear. Muchos jóvenes artistas contemporáneos siguen interesados en este conflicto bélico y nos hacen llegar su interesante mirada como pude comprobar en la pasada edición de Intransit. Pero también se debe continuar organizando exposiciones desde el enfoque histórico-documental, desempolvar los archivos, articular los objetos pasados en el contexto presente. La mejor exposición que había visto al respecto en mucho tiempo fue el pasado verano, en la Sala de Arte en la Universidad Complutense de Madrid, junto al Museo del Traje: Paisajes de una guerra. Esta muestra analizaba la importancia de la Ciudad Universitaria durante el periodo de la guerra y la dictadura. Magnífica. La exposición que actualmente acoge la Imprenta Municipal-Artes del Libro de Madrid (un rincón precioso pero poco conocido de la ciudad) continúa esta línea documental. En esta ocasión, recoge más de un centenar de documentos entre folletines, libros, pasquines, fanzines, periódicos, cuadernos, cartas, etc. que se escribieron y circularon en la clandestinidad durante los años de la dictadura. Un inofensivo Moby Dick de bolsillo que esconde la revolución entre sus pastas. Enormes máquinas de hierro y sutiles aparatejos de madera. Una industria sobre la palabra prohibida, la palabra peligrosa, la palabra insubordinada. Como siempre lo ha sido. El arma más poderosa. 



Espacio Fundación Telefónica (16 junio-16 octubre 2016)

El pasado 16 de junio se cumplieron 200 años de la noche de los monstruos: aquellos días que pasaron en la Villa Diodati, junto al lago Lemán de Ginebra, los jóvenes Lord Byron, John Polidori, Percey y Mary Shelley y la hermanastra de ésta, Claire Clairmont. Como la erupción de un volcán indonesio había sumido al mundo en un largo invierno, a falta de sol con el que nadar y pasear, decidieron jugar a ver quién inventaba el monstruo más terrorífico de todos los tiempos. Polidori y Mary Shelley se batieron en duelo: él ideó al no muerto, la criatura terrible y seductora que se alimenta de la sangre de los demás; y ella ideó al científico que, por querer superar a la naturaleza y a Dios, da la vida a una criatura incontrolable. A raíz de esta segunda historia, la de el doctor Frankenstein y su criatura -por favor, no la den nombre, pues entonces habremos de aceptar su existencia-Mary Shelley inauguró el mito literario del científico loco. La muestra del Espacio Fundación Telefónica recorre este mito a lo largo de la cultura popular. Como ya hiciera con Jules Verne, la Fundación Telefónica ha demostrado ser la única capaz de montar ambiciosas, estéticas y entretenidísimas exposiciones en las que se dan la mano cultura y ciencia. Carteles de cine, libros, fragmentos de películas, figuras de acción... Una muestra comisariada por Miguel A. Delgado -culpable de la maravillosa muestra de Verne- y María Santoyo que hará las delicias del visitante más freak de los monstruos de la cultura popular, el pulp y el underground. Como una servidora. Al doctor Frankenstein le acompañan el Hombre Invisible de Wells, el doctor Moureau y su isla de engendros, el Mr Hyde que atormenta al doctor Jekyll, la Eva Futura de Edison y la autómata Olimpia de Hoffman. Todos ellos representan la voluntad del hombre de llegar más alto que su propia creador, de retar a las leyes naturales, de enmendar el orden establecido... Y cuando los sueños se cumplen aparecen los monstruos. Pero, ¿qué es un monstruo si no lo extraño y diferente? Nadie dijo que tuviera que ser terrorífico...



Comentarios

Lo más leído en Litarco

Mi lista para celebrar el Día de las Escritoras

La cura de las escritoras locas

'Apegos feroces', de Vivian Gornick