Páginas

domingo, 3 de marzo de 2013

Elmyr de Hory o el arte de ser un fake

El Círculo de Bellas Artes de Madrid reúne por primera vez algunos de los óleos más preciados de Elmyr de Hory, uno de los grandes falsificadores de arte de la Historia.



- ¿Es usted un falsificador?
- La palabra me desagrada, y además no la encuentro justa. Soy víctima de las costumbres y las leyes del mundo de la pintura ¿el verdadero escándalo no es acaso el propio mercado? En un mero plano artístico, desearía considerarme como un intérprete. Al igual que se ama a Bach a través de Oistrakh, se puede amar a Modigliani a través mío.


Cuentan que todo empezó por un Picasso. O mejor dicho, por lo que creyeron que era un Picasso. La multimillonaria Lady Campbell admiraba un cuadro colgado en el humilde estudio del húngaro en París de 1946. ¿Eso es un Picasso Elmyr? En realidad, ni siquiera había sido él el que empezó aquella conversación que cambiaría el resto de su vida y obra ¿Por qué no? Y lo vendió como si fuese un Picasso. Atravesaba una situación de penuria económica que su ilusión de carrera como pintor no solucionaba. Después de este episodio, decidió aprovechar las circunstancias -otros dirían echarle morro- y empezó a moverse por Europa vendiendo cuadros que atribuía a otros artistas como Matisse, Degas o Modigliani.

Se trasladó a Nueva York y estableció su cada-taller en un apartamento enfrente del MoMA ¿Quién era aquel europeo con aires de nuevo rico y aspecto extravagante? Elmyr de Hory consiguió colocar falsificaciones de algunas de las figuras más importantes de la Escuela de Paris a numerosos galeristas y museos, destacando el matisse que en 1955 le coló al Fogg Museum de Harvard.

Amante de la buena vida, se trasladó a las soleadas orillas de Ibiza donde pasaría el resto de su vida. Su hogar se convirtió en punto de encuentro y parranda del famoseo ibicense, mantenido económicamente gracias a las falsificaciones que hoy se exponen como "A la manera de...". Aquí se asoció con dos jóvenes estafadores, Legros y Lessard, que se encargaban de colocar sus óleos por el mundo. Sin embargo, el estafador resultaba estafado, y estos dos ladrones apenas le enviaban unos cientos de dólares al mes para que "siguiese dependiendo de ellos". El engaño fue advertido por Algur Hurtle Meadows, magnate del petróleo que se hizo con una gran cantidad de cuadros falsos para educar su ojo en el gusto de las Bellas Artes. La fantasía empezaba a resquebrajarse. Fue a dar con el Tribunal de Vagos y Maleantes de España que le condenó a dos meses de cárcel por homosexualidad, convivencia con delincuentes y «carecer de medios demostrables de subsistencia». 


Aquellos que le conocieron dijeron de él que era una persona singular con un ansía de notoriedad desmedida. Lo cierto es que lo que empezó como un artista frustrado que tuvo la buena "suerte" de adecuar su estilo al de los maestros y topar con expertos no tan expertos, se convierte en un auténtico debate de la época post-estructuralista sobre la autoría y el desmorone de la concepción divina del artista. Lecturas como ¿Qué es un autor? de Foucault y La muerte del autor de Barthes pueden ayudar a discutir acerca de este singular personaje: ¿un reinterprete de las corrientes pictóricas que desafío a  todos aquellos que lo menospreciaron? ¿o un simple caradura de aficiones muy caras?

Cuando en la isla de Ibiza Elmyr recibió la noticia de que iba a ser extraditado del país para ser juzgado por todas sus falsificaciones y estafas a colecciones de arte se despidió de unos pocos amigos y decidió quitarse la vida. Ahora, el Círculo de Bellas Artes de Madrid reúne por primera vez una singular cantidad de óleos, dibujos y acuarelas "A la manera de..." si bien siempre firmadas por aquel que se escondió en multitud de nombres. Además, la exposición se completa con otras dos patas de esta falsa verdad: ¡Fraude! La historia de Elmyr de Hory, el pintor más discutido de nuestro tiempo, escrito por Clifford Irving, amigo suyo y también célebre estafador; y F for Fake, la película de Orson Welles que llevó al estrellato a este señor de la mentira y a su biógrafo, un análisis sobre la mentira en el mundo del arte y la necesidad de creer en ella. Vean y juzguen.

Elmyr de Hory. Proyecto fake.
Círculo de Bellas Artes de Madrid (Metro: Sol y Banco de España)
6.2.2013-12.5.2013
martes a sábados de 11:00 > 14:00 y de 17:00 > 21:00 domingos y festivos de 11:00 > 14:00 lunes cerrado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada