Crímenes contra el Arte

Llevamos unos días nefastos en el mundo del Arte. Si la recuperación del Códice Calixtino y otras piezas religiosas de la catedral de Santiago de Compostela ha supuesto un alivio, también ha evidenciado la falta de seguridad que rodea a algunas de las más preciadas joyas de nuestra cultura. La imagen de los altos cargos políticos manoseando una pieza de siglos de Antigüedad -que sólo puede tocarse con guantes y pinzas- deja mucho que desear.

También esta semana, la Policía Nacional ha desarticulado una red española que se dedicaba a la falsificación y venta de obras atribuidas a pintores desde el siglo XVI hasta el XIX. Han sido detenidas un total de 9 personas y recuperadas 60 obras falsas. Un anticuario afincado en Madrid encargaba, a través de un intermediario, la falsificación de cuadros a un pintor cordobés; después, el propio anticuario se encargaba de envejecerlos para darles una imagen más real. Estas obras eran acompañadas de certificados falsos firmados por expertos tasadores a cambio del dinero. Con esta falsa legalidad, llegaron a venderse cuadros en galerías, ferias y de forma directa a particulares. 


El pasado fin de semana han sido detenidas cuatro personas que intentaban vender una falsificación del cuadro de Picasso Buste de Jeune Garçon de 1964 por 1 millón de euros. La obra venía acompañado de un certificado falso a nombre de la hija del pintor, Paloma Picasso. Un conocido anticuario madrileño y tres mediadores en Sevilla trataban de vender la obra a distintos galeristas y coleccionistas privados.


En los últimos días se han cometido también una serie  de crímenes contra el Arte en Estados Unidos. Un individuo desconocido destrozó el cuadro de Picasso Mujer en sillón rojo de 1929 en la Menil Collection de Houston. La obra, valorada en varios millones de euros, fue estropeada al pintar con un spray y utilizando una plantilla la imagen de un toro y la palabra "conquista" (en castellano). Al ser advertidos los responsables del museo apenas unos minutos después, la galería está convencida de poder devolver el cuadro a su estado original. Unos estados más al norte, en NY, la Venus Over Manhattan Gallery recibió un email con las indicaciones del giro postal por el que una obra de Dalí, Cartel de Don Juan Tenorio, era devuelta tras su robo unos meses antes. 

Comentarios

Lo más leído en Litarco

Mi lista para celebrar el Día de las Escritoras

'Apegos feroces', de Vivian Gornick

La cura de las escritoras locas