Entrevista al periodista MARIO SUÁREZ, autor de "Los nombres esenciales del arte urbano y del graffiti español"

Algo ha cambiado desde las firmas con spray que ensuciaban marquesinas, escaparates y vagones de metro hasta las piezas artísticas de trabajado contenido y magnífica técnica que podemos encontrar por casi todos los rincones del mundo. Mastodónticas o sutiles en lo alto de una esquina, coloristas y divertidas o sombras tétricas que perturban al viandante. Están ahí, salpicando las ciudades, convirtiendo un lugar invisible en un punto a visitar dentro del gris laberinto urbano. Algunos de sus autores, artistas en todos sus significados, prefieren permanecer en el anonimato, salir a crear durante las noches y grabar vídeos de espaldas; otros lucen rostro y nombre de pila, dan conferencias en instituciones y colaboran con museos y galerías. Es el tiempo del Posgraffiti o Arte Urbano.


Lit Ar Co ha entrevistado a Mario Suárez (Madrid, 1978) periodista cultural, licenciado por la UCM, que el pasado año publicó el libro Los nombres esenciales del arte urbano y del graffiti español (Lunwerg Editores). Se trata de una cuidada y fresca investigación acerca de la evolución del arte en las calles desde el pionero del graffiti español, MUELLE, hasta algunos de los nombres más conocidos del mundo del Arte Urbano actual, acompañada de una amplísima selección de fotografías de las mejores obras de éstos últimos. Mario Suárez es el actual redactor jefe del suplemento cultural On Madrid del diario El País. Antes ha pasado por las redacciones de la aclamada y polémica revista Zero, de ADN y ha formado parte del gabinete de prensa de los Premios Príncipe de Asturias en su 25 aniversario de 2002 a 2005. Actualmente, colabora con el IED y en publicaciones como El País Semanal, Esquire, El Viajero-El País, Tendencias, Dominical, Rolling Stone e In Style. Es, además, autor de la biografía del músico Fito Cabrales, de Fito y los Fitipaldis, Soy todo lo que me pasa. Como periodista, como experto y como amigo, Mario comparte con nosotros sus experiencias con el periodismo cultural y con los posgraffiteros.


- ¿Cuál es la mejor fórmula para hacer llegar la cultura al gran público?
Ahora mismo son las redes sociales, es una forma de llegar a mucha gente, pero también creo que será algo efímero. Yo veo ya los blogs casi antiguos, y hace 3 años no pensaba lo mismo, con lo que la forma de llegar a la gente irá cambiando constantemente.

- ¿Qué diferencia al periodista cultural de los demás?
Ninguno. El que es periodista es periodista siempre, ya se dedique a la cultura o a la política. Yo he hecho de todo en mi carrera, hasta sucesos. Y si no hubiera hecho todo esto antes, no sería el periodista que yo soy. Las nuevas generaciones del periodismo parece que sólo quieren hacer cosas bonitas, estéticas y resolutivas. Y esto no funciona así. Yo siempre quise ser periodista cultural, pero antes hice muchas horas, muchos cierres, muchas noches, muchas investigaciones puras periodísticas, antes de dedicarme a la cultura, a la que llegué de manera natural.

Estuviste al frente de la polémica revista Zero y ahora de On Madrid. ¿Cuál es el trabajo periodístico que más te gusta realizar? ¿Y el más duro?
No hay trabajo duro del periodista si te gusta la profesión. En ON Madrid no hay nada duro, todo es un placer. En Zero el problema venía cuando no te abrían la puerta de ciertas instituciones por venir de un medio de comunicación gay. Y por supuesto los lectores de Zero y sus historias, tremendas, crueles, y muy duras, que no podías ni publicar.

¿Cómo de importante son los contactos para el periodista cultural? ¿Tienes una gran agenda privada?
Los contactos los vas haciendo a lo largo de tu carrera. Siempre hay que tener una agenda física donde apuntar las cosas, ser un experto en guardar teléfonos y tarjetas, nunca sabes cuándo los vas a necesitar. Los contactos hay que creárselos a base de trabajo y de mucho esfuerzo, de hacer muchos estrenos, muchas fiestas, mucho evento... y eso también es duro, porque la vida privada es tan importante como la profesional.

- Desde un punto de vista analítico, ¿tanto peligra la cultura española?
Por supuesto que peligra, sobre todo porque Internet está acabando con ella poco a poco, a la vez que promociona la poca que hay. Los libros se piratean, y esto es para el periodista una desgracia, porque nunca ya se podrán escribir libros o ensayos con la tranquilidad de que tu trabajo no va a ser pirateado. Va a pasar lo mismo que ha pasado con la música. El fin será que no habrá músicos españoles ni escritores.



- Dices que Barceló cambió tu forma de ver el Arte ¿En qué sentido?
Conocer en la intimidad a uno de los grandes de la historia del arte español es algo que te cambia de manera inmediata. Ver su sencillez, sus alpargatas, sus gestos, y conseguir que luego te haga un pequeño dibujo es algo increíble. Él es muy grande, sentí que estaba con alguien como Picasso hace 100 años.

- ¿Cuál fue tu primer contacto con el mundo del graffiti?
Desde pequeño, con mi hermano mayor, en mi barrio, en Carabanchel. Siempre me gustó oler a aerosol.

¿Cómo fue el proceso de investigación y elaboración de Los nombres esenciales del graffiti español?
Un proceso de hablar con mucha gente, un proceso periodístico real. Con investigación en las calles, en Internet, con mucha charla con gran parte de los artistas para convencerles que estén en el libro. Unos meses largos...

- ¿Cuál ha sido la evolución del graffiti al posgraffiti?
La evolución ha sido natural, influenciada por Internet y por la fama conseguida por otros artistas urbanos internacionales. Yo creo que no deberíamos usar el términos postgraffiti, incluso el creador del término, Javier Abarca, en más de una ocasión me ha dicho que es un término que confunde. El graffiti de ahora es mucho más abstracto, con más interpelación al ciudadano, más icónico, y no tan tipográfico como el de los ochenta.

¿Es realmente tan importante la diferencia entre la intervención legal y la ilegal? 
Por supuesto, en eso está la base del graffiti. Si no es ilegal, se convierte en otra cosa, en arte simplemente... y eso también es bueno.

Lorca Alberto de Pedro


- ¿Tienes buenos amigos graffiteros?
Sí, pero no son famosos. Los famosos y mediáticos son compañeros de trabajo con los colaboro en libros, charlas, exposiciones... 

- Mójate, ¿cuáles son tus preferidos?
Siempre seré un fan de Suso33 y de Sixeart. Por supuesto de Sr X, Boamistura, Btoy, Uriginal y Sam3

"Cuando pintas te sientes vivo y por un momento te olvidas de que eres masa. En esta ciudad hay demasiada mierda y demasiada soledad... de este modo le regalamos a la gente un poco de nosotros mismos" Muelle. ¿Qué le aporta el Arte urbano a las grandes ciudades? 
Le aporta luz, creatividad, y preguntas al ciudadano, para que se fije en las paredes y piense sobre la cuestión crítica que muchas veces le presenta el grafitero.

Últimamente se están dedicando muchas exposiciones y conferencias al Arte Urbano. ¿Por qué crees que se está "poniendo de moda"? 
Es una tendencia artística, sin más. En España vamos tarde en todo, estoy ya ocurrió hace 4 años en Londres y Estados Unidos. Aquí ha llegado ahora, y como tal se transformará en otra cosa. Y seguramente dentro de unos años volverá... las modas son cíclicas.

Estás a punto de abrir Gunter Gallery. ¿Qué esperas de este proyecto? ¿Que relación mantienes con los artistas que estarán representados? 
Gunter Gallery es un proyecto personal que llega de mi interés por el coleccionismo de arte. Siempre compré obra a artistas y galerías, ahora quiero producirla yo mismo y promocionar el trabajo de los artistas que me gustan, que son buenas personas y buenos creadores, esa es la condición para ser un artista Gunter. Están Ricardo Cavolo, Boamistura, Sr X, Uriginal, Btoy, Santiago Morilla... Gunter Gallery es una filosofía diferente para entender el arte, para acercar las vanguardias al público masivo a precios muy buenos, porque aquí estamos todos para vender, artistas y Gunter.

Die Umarmung, Berlín BOAMISTURA

Comentarios

Lo más leído en Litarco

Mi lista para celebrar el Día de las Escritoras

La cura de las escritoras locas

'Apegos feroces', de Vivian Gornick