"Mi destino es ser vagabunda"

Diario de una vagabunda, Hayashi Fumiko
(Editorial Satori)

"La corta vida de una flor/ sólo se llenó de sufrimientos". En el prólogo a Diario de una vagabunda, Kayoko Takagi nos cuenta que Hayashi Fumiko solía escribir este verso cuando alguien le pedía un autógrafo. Se convirtió en una de las autoras japonesas más respetadas de la primera mitad del siglo XX, con más de 200 obras entre poesías, relatos, crónicas de guerra y de viajes y novelas. A pesar de ello, nunca se deshizo de los orígenes humildes que la llevaron a escribir este hermoso diario que publica Satori, editorial que reverenciamos todos aquellos a los que nos encanta la literatura japonesa clásica y contemporánea.

"Hay quienes han dicho sobre mí (...) que respetarían más a la autora si hubiese muerto dejando únicamente esta obra" se lamenta Fumiko. Después de lo mejor, aparentemente sólo se puede ir hacia abajo. Pero ellos no entenderían que Diario de una vagabunda era únicamente el inicio de una brillante carrera. Eran las anotaciones de una escritora que no tenía tiempo para escribir porque caía de un lado para otro intentando sobrevivir. Esta obra se publicó entre 1928 y 1930 por entregas en la revista Nyonin geijutsu, revista literaria femenina que duraría hasta 1932 muy vinculada en sus inicios al movimiento intelectual comunista. Su éxito hizo que en 1930 se publicase como libro, y poco más tarde la segunda parte, sumando un total de más de 600.000 ejemplares vendidos. En 1939 se editó una versión definitiva y nuevamente en 1946 se agregó una tercera parte y se publicó Nuevo diario de una vagabunda. En estas correcciones y siguientes partes, Fumiko se encargaría de limpiar su lenguaje y darle al diario un estilo más literario. 

Sin embargo, lo maravilloso de esta edición de Satori es que se trata de aquel primer diario original con todas las expresiones coloquiales, canciones populares, versos, deseos, insultos y maldiciones que Fumiko escribía -entre los dieciocho y los veintitrés años- cuando volvía de servir como camarera en distintos cabarés, o de trabajar como sirvienta en la casa de señores acaudalados, o de montar piezas en la fábrica de juguetes. "Tengo deseos de escribir. Tengo ganas de leer". A veces Fumi, a veces Yumi, la vida de la autora es un tropezar. Echa de menos el terruño junto al mar en el que vive su pobre madre. A aquel hombre que una vez amó pero que le hizo "tragar vinagre". A todas las compañeras hermosas y apesadumbradas que ha dejado en los cabarés. Echa de menos los lugares que aún no ha visitado, siempre viajando sola, y las cosas que aún no ha escrito, porque no se siente lo suficientemente capaz. Vende poemas y cuentos infantiles y calcula los yenes para pagar la sopa de miso y el hostal. Vive con los actores y poetas del momento, a los que a veces ama, y sale a divertirse con intelectuales anarquistas tan pobres como ella. A veces se marcha lejos y no los echa de menos. 

El lector encontrará en Diario de una vagabunda aquellas anotaciones personales que también comparte: el tedio de una existencia calculada, el hambre de una vida más digna, la necesidad de ser amado y sentirse hermoso, el placer de la compañía y la soledad a partes iguales, la extrañeza de algo que no se sabe si alguna vez se ha tenido. Ya mayor, Fumiko no se siente culpable de tener una casa grande con jardín. Cuando recuerda aquellos años de miseria que le hicieron ser como es, no querría volver a vivirlos, pero tampoco se avergüenza de ellos. "Iré hasta donde sea posible. Llevando un borrador de poemas amarillento que es mi mujer y marido, lo único en lo que creo, iré a la costa del mar de Japón".

Comentarios

  1. ganas de leerlo :)
    últimamente me están encantando los diarios de escritoras, pasando por Katherine Mansfield cuyas biografías están censuradísimas), Laura Freixas y los poemas de Cristina Peri Rossi (placer).

    Genial recomendación.

    Abrazo,

    M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Marina!!

      Si te gustan los diarios y biografías, estoy segura de que Diario de una vagabunda te encantará. Puedes encontrarlo en cualquier librería.

      Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Lo más leído en Litarco

Mi lista para celebrar el Día de las Escritoras

La cura de las escritoras locas

'Apegos feroces', de Vivian Gornick