16th contemporary artists: RICHARD PRINCE

"El tema que elegí no era precisamente popular, pero tampoco oscuro. Simplemente, no estaba de moda. Se asemejaba más bien a los grandes cultos. A esos que aún siguen existiendo a nuestro alrededor. Que se dejan ver en los aeropuertos. Que celebran sus convenciones"






Panamá (1948)
Richard Prince nació un caluroso agosto en la República de Panamá controlada por los Estados Unidos. Pocos años después se trasladaría junto a sus padres, que trabajaban para el gobierno, a un suburbio de Boston. Fascinado desde muy temprano por el genio de Pollock, asistió al colegio en Maine y se trasladó a Nueva York instigado por el fotógrafo Franz Kline y su estudio de la calle 14. En la misma ciudad, inició su línea de apropiación o re-fotografía siguiendo la estela de otros artistas como Barbara Kruger, Cindy Sherman o Mike Bidlo. Entró en las galaerías de la mano de Barbara Gladstone y más tarde de Larry Gagosian. Actualmente vive y trabaja en Nueva York y su obra ha viajado por EEUU, Canadá, toda Europa, Hong Kong y Dubai entre otros lugares.




En los años 70 Richard Prince trabajaba para la revista Time- Life. En uno de sus almacenes, buscaba, recortaba y coleccionaba todo tipo de anuncios, sintiendo especial predilección por todos aquellos en los que apareciesen vaqueros, hombres en poses rudas o mujeres provocativas. Fotografiaba dichos anuncios y, sin apenas modificarlos, empezó a venderlos como obras propios. Desde esta época, el interés artístico de Prince siempre ha estado íntimamente ligado a la identidad norteamericana. En distintos formatos, ya sean pinturas, dibujos, collages o fotografías, ha entretejido un universo esperpéntico de enfermeras pintadas sobre tapas de novelas baratas de los 50 y 60, mujeres sexuales recortadas de anuncios, vaqueros que venden tabaco, escenas típicas de la América rural, jóvenes estrellas de Hollywood, automóviles míticos, Joke paintings tartamudeados que cuentan situaciones embarazosas... La obra de Prince es un mosaico que se aleja de la idea elegante y snob del Arte Contemporáneo, situándose constantemente en los límites de la marginalidad, de lo cotidiano, lo vulgar y lo grotesco. 





Comentarios

Lo más leído en Litarco

"Mientras exista belleza, existen posibilidades para el libro impreso". Entrevista a Alejandra Acosta, ilustradora.

El caso de la librería más bonita del mundo

9915 Asociación de Coleccionistas Privados de Arte Contemporáneo