Lectura: BUENOS DÍAS, TRISTEZA (Françoise Sagan)

Título: Buenos días, tristeza.
Autor: Françoise Sagan
Tipo de escrito: Novela
Sinopsis: Cecile, una joven francesa de 17 años, pasa con su joven y apuesto padre Raymond unas vacaciones en la costa Mediterránea junto con Elsa, su nueva y jovencísima novia. El sol, la arena y la sal del agua lo hacen todo perfecto. También está Cyril, un joven estudiante de Derecho dulce y tostado al Sol. Y también llega Ana, antigua amiga de la familia, cuya callada elegancia trastoca la vida íntima de la familia, precipitándola a un maquiavélico plan que acabará con un triste resultado.


Estudiando letras en la Soborna, con tan sólo 18 años, una preciosa y audaz Françoise Sagan sorprendió -y escandalizó- a la sociedad francesa de 1954 con su primera novela Bonjour tristesse. Esta novela breve está protagonizada y narrada por una joven de la burguesía francesa que ha sido tomada, aunque ella nunca lo admitió, como un alter ego de la propia Françoise. Su voz, la voz de la novela, es adolescente que no estúpida, fresca que no simple, melancólica que no quejica. " Dudo al llamar con el nombre serie y bello de tristeza, a este sentimiento desconocido cuya dulzura y cuyo dolor me tienen obsesionada. Es un sentimiento tan completo y tan egoísta que me llega a dar vergüenza, mientras que la tristeza me ha parecido siempre honrosa". Con una prosa que bien podría ser hablada, como si realmente Cecile te estuviese contando lo que aconteció aquel trágico verano mientras se echa un cigarro en un brasserie de Paris, la historia se forma a partir de un recuerdo que es a la vez hermoso y trágico. Esta bipolaridad, los sentimientos encontrados, son el efecto que más quiero destacar de la temprana novela de Sagan. Cecile nos cuentacómo está eufórica, amando a Cyril, oliendo cómo la sal se le seca sobre la piel. Pero a la línea siguiente, sin que haya ocurrida nada entre medias, el abatimiento le puede y todo se transforma en pena. Así visto desde fuera, no sería más que un gravísimo error en el discurso del narrador-personaje, mal llevado a causa de su temprana edad. Pero lo fantástico está en que no lo es; no es un desliz, sino un estilo intencionado que refleja la forma en que piensan y sienten los jóvenes. ¿O acaso no es propio de esa edad cambiar de la euforia a la desgana en menos de un minuto? Françoise supo transmitir estas sensaciones en una voz consciente de ellas, madura al fin y al cabo, en una joven al borde del cambio. Por lo demás, es una historia rápida y sencilla. Como escenario, una playa mediterránea para burgueses sin alteraciones ni excentricidades. Elsa es una veinteañera preciosa y algo tonta. Raymond, un hombre de negocios que se mantiene apuesto y cambia de novia para seguir sintiéndose joven. Cyril, un chico guapo y algo inocente. Y Ana, la amiga, la compañera, la que todo lo trastoca, es el otro personaje esencial de la novela. Su superioridad, su orgullo, su soberbia elegancia, su sobria belleza encantan y a la vez repelen a Cécile. La admiración y el desprecio se solapan continuamente. Es un personaje muy rico en matices, tantos que, quizás, hubiese necesitado de más explicación para que su comportamiento no resultase incoherente en determinadas ocasiones. El final, uno de esos buenos, de los que no te esperas, sí que está a la altura de las circunstancias -y de la técnica-: todos los personajes se comportan como su evolución así lo ha ido determinando. Los celos, la inseguridad, el orgullo, la estupidez al fin y al cabo, lo precipitan todo por el vacío. Y hasta aquí os puedo contar.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Lit Ar Co celebra el #Díadelaslibrerías

Convocatoria abierta para #Sobredosis2017

Wish -books- list: la rentrée