Encuentro de Blogs Literarios

La mañana del sábado 3 de Marzo se reunieron en el Medialab Prado algunos de los nombres más conocidos del panorama de las Letras españolas de actualidad: escritores, editores, críticos, libreros y periodistas como Paloma Bravo, Pilar Adón, Daniel Arjona, Alberto Olmos, Javier Avilés, Juan Aparicio Belmonte, Jose Antonio Muñoz, Eduardo Laporte y Ana Tagarro entre otros, todos animados vía Twitter por el escritor y consultor de comunicación Gonzalo Garrido.


Juntos reflexionaron sobre el fenómeno de los blog literarios en torno a cuatro temas:


- ¿A qué llamamos Blog literario?
- ¿Qué aportan y como influyen en la narrativa actual?
- ¿Puede convertirse en un género literario?
- ¿Tiene sentido editarlos en libro? ¿Cómo se comercializan los blogs?


Dejaron caer una cifra que me resultó alarmante: en España hay tres veces más escritores que lectores. Me alarma por dos motivos: porque hay demasiado gente que se cree que escribir ficción es sólo juntar palabras y tener una correcta sintaxis, y porque, como ya sabemos y parecemos resignarnos, en España se lee muy poco. El fenómeno de los blogs parece haber proliferado en los últimos tres o cuatro años, pero hay algunos autores que tienen sus bitácoras desde hace más de ocho. Si que es más reciente utilizarlos como plataforma de Literatura, convirtiéndose, poco a poco, en un referente que está sustituyendo a publicaciones culturales en papel.Empezaron la charla haciendo una buena aclaración: al hablar de blogs literarios hay que diferenciar entre blogs de creación literaria y blogs de crítica literaria; los primeros son aquellos que recogen poemas, relatos, fragmentos de novelas o reflexiones con infulas literarias; los segundos son aquellos que recogen críticas de libros, ya sean novedades o clásicos.


La directora de la revista digital Granite&Rainbow, Ainize Salaberri, señaló como los blogs de crítica literaria se han ido convirtiendo en polos de opinión pública progresivamente: los lectores acuden cada vez más a blogs conocidos para elegir sus lecturas que a suplementos culturales como Babelia o El Cultural. La firma editorial, la sospecha de las empresas que pagan estos medios de prestigio, han llevado a un gran número de lectores a buscar una crítica más imparcial. Sin embargo, ¿es esta crítica experta? ¿Que formación y conocimientos tienen aquellos que se atreven a juzgar las obras de otros? Hay de todo: desde filólogos, historiadores, periodistas, otros escritores o simples lectores curtidos que hacen reseñas sostenidas sobre sólidos argumentos hasta charlatanes que tachan de asquerosa una obra sólo porque no se ajusta a sus gustos. Si queremos empezar a buscar opinión en Internet, debemos de cuidarnos dónde la buscamos. 


Aquellos blogs dedicados a la creación literaria se centran únicamente en la figura del autor. Todos los invitados coincidieron en señalar que los blogs nunca se convertirán en un nuevo género literario. Por supuesto que no. Los géneros llevan siglos inventados; el único cambio ha sido el soporte, más rápido, sencillo y económico, propiciado por la era digital que tanto se afana en destruir el papel. Pero parece que ver sus palabras escritas en una pantalla ya le hace a cualquiera pensar que puede ser escritor. ¿Acaso es música el que sabe tocar tres teclas de un piano seguidas? Ha habido casos en los que algunos editores han topado con blogs muy seguidos y de los que han sacado, previa negociación con el autor -algunos no quieren-, novelas, poemarios o colecciones de relatos al circuito editorial. No nos echemos todos a escupir nuestras ideas en la Red: son casos muy contados. La gran mayoría de material literario que pulula por Internet no tiene calidad suficiente. Los editores son un filtro que, a pesar de las voces que cuestionan su utilidad, a día de hoy sigue siendo imprescindible. La autopublicación sofoca las ganas de verse sobre celulosa, pero no cofniere autoridad alguna.


El que pretenda vivir a costa de un blog lo lleva claro. Sólo hay casos muy concretos, y suelen ser publicaciones respaldadas por grandes medios. Lo cierto es que publicar ya sea poemas, crítica de cine, consejos de belleza o recetas tiene una parte de comunicación con el prójimo por de la aldea global mcluhaniana pero una parte de exhibicionismo insoslayable. Es la era del hombre público, del que sube las fotos de sus vacaciones para que otros las envidian y cuenta a un público desconocido que está haciendo en ese momento. Los artistas somos vanidosos en cuanto que somos artistas. Algo así como una conditio sine que non. Si sólo fuese cuestión de expresión, guardaríamos nuestros cuadros y cuentos en una cajón cerrado, pero se muestran al público y se comercializan porque estamos tan seguros de nosotros mismos que necesitamos de la aprobación y el halago del otro. El artista, un espécimen cada vez más frecuente, en el que los límites de la calidad se diluyen peligrosamente.


"Escritor es aquel al que escribir le cuesta más que a los demás" Thomas Mann

Comentarios

  1. Hola, creo que tu opinión es válida en cuanto al rigor para clasificar a un blog de literario y también para los que se creen que son escritores con el solo hecho de tener un blog pero sabes, igual me alegro que haya muchos que quieran escribir y lo hagan mal porque a la hora de medir me interesa menos si hay mas de un bando que de otro,al menos estos gestos de intento hacen que haya menos publico hipnotizado por la pantalla del televisor... total al final aunque existan millones de blog de "escritores", la calidad se decantara por si sola. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola. Estoy totalmente de acuerdo contigo: escribir es una de las mejores maneras de expresarte. Igual que pintar o cantarle al espejo. El problema se dará si toda persona que lo haga quiera ser escritor y no se preste atención a la calidad. Por ahora no creo que pase. Hay blogs de creación literaria con más calidad que best-sellers internacionales. Muchas gracias por tu opinión :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Lit Ar Co celebra el #Díadelaslibrerías

Convocatoria abierta para #Sobredosis2017

Wish -books- list: la rentrée